Somos apx

Cuando aprendí a programar hace muchos años, sentí que era fácil. Es que programar es fácil. Son datos que vienen y van a través de un lenguaje. Así como nuestras conversaciones cotidianas: quizás los temas van variando pero las palabra ciertamente no. Sin dudas las formas no cambian mucho. Y asi también ocurre en la programación. Una vez que entendés como funciona el lenguaje, es cuestión de hablar. La dificultad se encuentra en otros lugares.


Un día escuché una conversación entre un profesor que tenía en el colegio y un alumno avanzado. El alumno le preguntó ¿Por qué no enseñan C? (Un lenguaje de programación algo complejo para quienes estábamos estudiando en ese momento) El profesor se sonrió como diciendo: ¿Te parece? Hizo una pausa y después remató “Nadie quiere avivar giles”.


Tardé años en entender esa conversación. Tardé años en entender que ese profesor de una escuela secundaria pública, nos veía desde arriba pensando: “Ustedes y yo sabemos que acá nadie tiene futuro”. Tardé aún más años en entender lo de “avivar giles”. Tuve que pasar por varios trabajos, conocer mucha gente y observar mucho, para entender que, a veces malintencionadamente y a veces no, la gente solo mira su quinta y trata de asegurarse la partida para sí misma y los suyos.


Sin dudas, nunca tuve una actitud sumisa y nunca dejé que nadie me excluya. Siempre supe más que el resto sobre algunas cosas. Es que, programar es fácil. Lo complejo son las personas, sus ambiciones, sus estructuras, las fallas de comunicación, la economía y todo lo que toque por algún costado a la programación y a la tecnología que, hoy en día, es casi todo.


Cuando arranqué a hacer videos en YouTube, solo quería hablar de un par de temas que no se estaban tocando. Quería hablar sobre: si es fácil, si es difícil, si hay laburo como dicen o incluso ¡hablar de plata! Nunca pensé que iba a conocer a tanta gente gracias a estos videitos y que hoy íbamos a ser tantas personas involucradas en esto de alguna u otra forma.


La cosa creció y mutó. Y así como en el software, avanzamos hacia donde las personas nos pedían que avancemos y solo sabiendo el 80% de cómo lo íbamos a hacer.


Hoy cambiamos de nombre. Dejamos de ser Aprende a Programar, porque AP; era esa idea de que hacer videos iba a ayudar a mucha gente. De que si te traía buena data, ibas a avanzar. De que la información está ahí, solo había que ordenarla. Hoy en día entendemos que es mucho más complejo que eso.


Hoy pasamos a ser apx y, además de un cambio estético, es una declaración. Estamos en esta y vos también. Vamos a ver cómo lo gestionamos, pero te vamos a ayudar. Porque sabemos que las herramientas que están construyendo el mundo de hoy, se manejan con un teclado y una pantalla. Porque entendemos que ese conocimiento no puede ser un privilegio. Porque no queremos que te quedes afuera si no querés. Porque de una vez por todas, es hora de que los giles y las gilas nos avivemos.


Vos también podés.

Marce